Bem vindo ao site do OMIP

Lista de op��es do site

RSS

Selec��o de idiomas

  Português (Portugal)   Español (España)   English (United Kingdom)               

Acesso � �rea reservada

The Iberian Energy Derivatives Exchange

Entradas para outros sites

MIBEL

 

   Minimizar

1. El Mercado Ibérico de Electricidad (MIBEL) es el resultado de una iniciativa conjunta de los Gobiernos de Portugal y España, representando un importante paso en la construcción del mercado interno de electricidad.

Con la creación del MIBEL será posible, para cualquier consumidor dentro de la península ibérica, adquirir energía eléctrica, en un entorno de libre competencia, a cualquier productor o comercializador que actúe en Portugal o España.

Los principales objetivos del MIBEL son:

  • Beneficiar a los consumidores de electricidad de los dos países, a través del proceso de integración de los respectivos sistemas eléctricos;
  • Estructurar el funcionamiento del mercado de acuerdo con unos principios de transparencia, libre competencia, objetividad, liquidez, auto-financiación y una capacidad autónoma de organización;
  • Favorecer el desarrollo del mercado de electricidad de ambos los países, con la existencia de un precio de referencia único para toda la península ibérica;
  • Permitir a todos los participantes el libre acceso al mercado, en condiciones de igualdad de derechos y obligaciones, transparencia y objetividad;
  • Favorecer la eficiencia económica de las empresas del sector eléctrico, promoviendo a libre competencia entre las mismas.

2. El proceso de convergencia de los sistemas eléctricos portugués y español se inició, formalmente, con la firma del "Protocolo de colaboración entre las Administraciones española y portuguesa para la creación del Mercado Ibérico de Electricidad", en Noviembre de 2001. En ese documento, ambos países establecieron las bases necesarias para el inicio de la cooperación entre las diversas entidades con responsabilidades dentro del sector - administraciones, reguladores y operadores - con vistas a la armonización de las condiciones de participación de los agentes económicos en el marco del MIBEL.

3. Posteriormente, en la XVIII Cumbre Luso-Española, celebrada en Valencia en octubre de 2002, se decidió el modelo de organización del MIBEL, basado en la existencia del Operador del Mercado Ibérico (OMI) y se establecieron las principales directrices para la constitución del MIBEL. Las conclusiones de esa cumbre definieron la construcción del MIBEL como un paso intermedio, a nivel regional, de un proceso de integración de los mercados nacionales en un mercado único europeo, según un modelo de construcción por fases, basado en tres ejes principales:

  • Establecimiento de una plataforma física de soporte del mercado regional ibérico, fundamentada en el desarrollo de las infraestructuras de transporte y en la articulación de la planificación energética y de las redes de transporte;
  • Armonización de los marcos legales y de regulación de las condiciones económicas de participación en el MIBEL así como de los procedimientos de operación de los sistemas;
  • Armonización de las condiciones económicas de participación en el mercado, a través de la convergencia de las metodologías de determinación de las tarifas, de los costes de transición a la competencia, de las condiciones de acceso a las interconexiones, del grado de apertura de los mercados y de la creación de un Operador del Mercado Ibérico (OMI);
  • Del mismo modo, los Gobiernos de Portugal y España acordaron que, durante el período transitorio previo a la constitución del OMI, la gestión de los mercados organizados del MIBEL estaría basada en una estructura bipolar interrelacionada, en la cual:
a. la gestión del mercado diario e intradiario sería competencia del polo español;
b. la gestión de los mercados a plazo sería competencia del polo portugués.

4. En la XIX Cumbre Luso-Española, celebrada en Figueira da Foz, en noviembre de 2003, los Ministros de Economía de Portugal y España firmaron un Memorando de Entendimiento relativo a las condiciones necesarias para la puesta en marcha del MIBEL.
Entre esas condiciones, estaba prevista la firma de un Convenio Internacional, el cual formalizaría la creación de un mercado ibérico de electricidad que marcaría el inicio del proceso de integración de los sistemas eléctricos de Portugal y España.

5. El "Convenio internacional, relativo a la constitución de un mercado ibérico de la energía eléctrica entre el Reino de España y la República Portuguesa" fue rubricado en Lisboa, el 20 de Enero de 2004. En él se definió un programa de integración de los respectivos mercados de electricidad, encaminado a la creación de un mercado común para los dos países. El Acuerdo consolidó los cimientos para la construcción de ese mercado, trazando las líneas generales de desarrollo del proyecto, no sólo a nivel legislativo y reglamentario, sino también, incluso, a nivel de las soluciones operativas del mercado.

Uno de los aspectos más relevantes de este Convenio fue el reconocimiento recíproco de agentes: es decir, el hecho de recibir la calificación de productor, comercializador u otro, por parte de un país, implica el reconocimiento automático por parte del otro país, confiriendo igualdad de derechos y obligaciones a ese agente. Pera más allá de este hecho, este Convenio vino también a establecer las bases del nuevo mercado.

Como factores de integración del modelo de funcionamiento del MIBEL, fueron previstos los dos polos responsables de la gestión de los mercados organizados, durante el período anterior a la creación del OMI:

     a. El OMEL (polo español), responsable de la gestión del mercado diario e intradiario;
     b. El OMIP (polo portugués), responsable de la gestión de los mercados a plazo.
 
Con arreglo a lo establecido en el Convenio, la puesta en marcha del MIBEL, y el inicio del funcionamiento integrado de los dos polos del MIBEL, debería haberse producido el 20 de Abril de 2004.
 
6. Entre tanto, diversas circunstancias de carácter político y legal impidieron que llegara a materializarse ese inicio del MIBEL el 20 de Abril de 2004, desembocando en una decisión por ambos gobiernos de proceder a una revisión del proyecto de constitución del MIBEL, lo que se formalizó con la firma de un nuevo Acuerdo, el "Convenio internacional, relativo a la constitución de un mercado ibérico de la energía eléctrica entre el Reino de España y la República Portuguesa".

7. Dicho Convenio fue firmado el 1 de Octubre de 2004, en el ámbito de la XX Cumbre Luso-Española, celebrada en Santiago de Compostela. Este documento, ratificado por ambos países, substituye al anterior Convenio firmado el 20 de Enero, e introduce algunas modificaciones en lo relativo a la organización del MIBEL, en particular:

  • Obliga a las partes a desarrollar, de forma coordinada, la legislación necesaria para el funcionamiento de un mercado integrado;
  • Consagra el principio de la tendencial armonización tarifaria;
  • Establece qué entidades podrán participar en el MIBEL;
  • Formaliza la constitución de un Operador del Mercado Ibérico único, así como las fases que se completarán hasta su creación, de acuerdo con el Memorando de Entendimiento redactado en la Cumbre Luso-Española de Figueira da Foz;
  • Establece límites a la organización societaria de los operadores de mercado, teniendo en cuenta su futura integración;
  • Prevé la existencia de mecanismos de financiación de los Operadores de Mercado, concretamente, a través de la tarifa, asumiendo una futura capacidad de auto-financiación;
  • Define las modalidades de contratación en el MIBEL;
  • Prevé la adopción de medidas de promoción de la liquidez y de la competencia en el MIBEL;
  • Establece las competencias del Consejo de Reguladores del MIBEL (que integra a los reguladores sectoriales de los dos países), del Comité de Agentes de Mercado (que integra a los representantes de todas las entidades que intervienen en el mercado) y del Comité de Gestión Técnica y Económica del MIBEL (que integra a los Operadores de Mercado y de Sistema de los dos países);
  • Define los mecanismos de regulación, consulta, supervisión y gestión del MIBEL, así como el régimen jurídico relativo a infracciones, sanciones y jurisdicción competente.

El Convenio de Santiago de Compostela reconocía las dificultades y el retraso en la resolución de los obstáculos que impidieron que el arranque tuviera lugar el 20 de Abril, así como la inconveniencia de promover la puesta en marcha del MIBEL en un entorno de inestabilidad susceptible de condicionar su éxito, determinó que el inicio del MIBEL se debía posponer hasta el 30 de Junio de 2005.
 
8. Sin embargo, a pesar del compromiso internacional, las esperadas dificultades que debían ser superadas en el período previo al inicio acabaron por verse agravadas por la influencia de factores de índole político y legal que impidieron el arranque oficial del MIBEL en el plazo previsto, concretamente debido a:

  • Cambios políticos significativos en Portugal, con la elección de un nuevo Gobierno, que tomó posesión en marzo de 2005;
  • La ausencia de los desarrollos normativos necesarios para posibilitar el inicio del mercado a plazo del MIBEL;
  • Las incertidumbres dentro del marco regulatorio del MIBEL, derivadas de la iniciativa del Gobierno español de publicar un "Libro Blanco" sobre el sector eléctrico, y su impacto en el modelo organizativo y funcional del MIBEL.

9. En la XXI Cumbre Ibérica, celebrada los días 18 y 19 de noviembre de 2005 en Évora, los Gobiernos de Portugal y España reafirmaron su compromiso en la construcción del Mercado Ibérico de Electricidad (MIBEL) y en su ampliación a un Mercado Ibérico del Gas Natural (MIBGAS), habiendo acordado, a la vez que se ratificaba el Acuerdo de Santiago de Compostela dar, durante 2006, pasos firmes en aras a la creación del MIBEL, concretamente:

  • En una primera fase, se decidió dar prioridad a la puesta en marcha de la plataforma del mercado a plazo OMIP/OMIClear, habiendo fijado la fecha para el inicio de actividades en Julio de 2006;
  • Con la entrada en vigor del Acuerdo de Santiago, constituir inmediatamente el Consejo de Reguladores, en los términos definidos en el artículo 11º de aquél;
  • Publicar, en cada país, antes del 1 de Mayo de 2006, para que entre en vigor el 1 de Julio de 2006, los dispositivos legales que establezcan las condiciones y la obligación de adquisición de energía por los distribuidores o comercializadores regulados de cada país en OMIP/OMIClear;
  • Elaborar un programa de convergencia regulatoria, que establezca un calendario de armonización de las regulaciones de cada país, de acuerdo con la legislación europea y con el principio da simetría de apertura de los mercados nacionales, que deberá ser presentada en la próxima Cumbre Luso-Española.

10. Cómo previsto en la Cumbre de Évora, el inicio de la actividad del Mercado de Derivados del MIBEL ocurre en julio de 2006, más precisamente en el día 3. Ocurre también la operatividad del Consejo de Reguladores.
 
11. En los días 24 y 25 de noviembre de 2006, durante la XXII Cumbre luso-española, los gobiernos de Portugal y de España reafirmaron su empeño en la profundización del Mercado Ibérico de la Electricidad (MIBEL), en su extensión al Mercado Ibérico del Gas Natural (MIBGAS) y en la creación de un acuerdo que permita el almacenamiento de reservas de petróleo y gas natural en el espacio ibérico.
 
Los dos Gobiernos han decidido solicitar a los Directores Generales de Energía un plan de compatibilización regulatoria a presentar antes del 28 de febrero, que incluirá para los distribuidores o comercializadores de último recurso de ambos países un modelo común de contratación de energía a la vista y a plazo, a realizar en el ámbito del OMI-Operador del Mercado Ibérico.
 
Los Gobiernos de Portugal y España han decidido también:

  • Implementar, antes del final del primer trimestre de 2007, un mercado a la vista de ámbito ibérico, a través de un mecanismo coordinado de gestión de las interconexiones basado en  “market splitting” y  en subastas explícitas conforme a las propuestas del Consejo de Reguladores;
  • Tomando en consideración el plan de compatibilización regulatoria, solicitar al Consejo de Reguladores una revisión de la propuesta del mecanismo de interconexiones y una propuesta de mecanismo para garantía de potencia, teniendo en cuenta las especificidades propias de cada país, para presentar antes del 31 de mayo de 2007;
  • De acuerdo con lo dispuesto en el Acuerdo de Santiago, los Directores Generales de Energía deberán proponer, antes del 28 de febrero de 2007, los principios generales de organización y gestión del OMI, cuyo modelo de implementación deberá ser detallado conjuntamente, incluyendo su calendario de realización, por OMIP y OMIE antes del 31 de mayo de 2007, y que habrá de ser concretado antes de finales de 2007.

Teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo séptimo del Convenio de Santiago de Compostela:

  • Mantener un porcentaje obligatorio del 10% de adquisición de energía para los distribuidores o comercializadores regulados en OMIP durante 2007;
  • Organizar de forma coordinada, antes de finales del año 2007, subastas virtuales de capacidad en el ámbito ibérico.

Ambos Gobiernos reconocen la necesidad de reforzar la seguridad de abastecimiento de productos petrolíferos y de gas natural, a través de la constitución de reservas de seguridad y la importancia de constituir esas reservas de modo económicamente eficiente. En consecuencia, se acuerda la firma a corto plazo de un Convenio que permita a los Operadores de ambos países la constitución de reservas obligatorias, tanto de productos petrolíferos como de gas natural, en el territorio de ambos Estados.

12. En el sentido de profundizar el MIBEL y en línea con el Convenio de Santiago de Compostela y las decisiones de la Cumbre Ibérica de Badajoz, los Gobiernos de Portugal y de España establecieron, el 8 de marzo de 2007, un plan de compatibilización regulatoria basado en seis iniciativas nucleares:

  • Definición de los principios generales de organización y gestión de OMI, a poner en marcha hasta octubre de 2007 con base en dos holdings accionistas con sede en Portugal y España que poseerán cada uno el 50% de las sociedades gestoras de los mercados, gestionadas por un Consejo de Administración común;
  • Refuerzo de la articulación entre Operadores de Sistema, a través del intercambio de participaciones entre REN y REE y de la aceleración del aumento de las interconexiones;
  • Definición de reglas comunes para aumentar la competencia en el MIBEL y reducir el poder de mercado, tanto a nivel de la introducción de un concepto de operador dominante ibérico con limitaciones y restricciones armonizadas entre los dos países, como a nivel de la realización de subastas de capacidades virtuales para entrada de nuevos comercializadores, y también a nivel del cese de los contratos de adquisición de energía;
  • Incentivo a la liberalización y definición del plan de convergencia tarifaria, a través de una política articulada de tarifas de último recurso, de la armonización y convergencia de los mecanismos de interruptibilidad y de las tarifas de acceso, de la creación de un mecanismo armonizado de adquisición de energía por los comercializadores de último recurso o distribuidores, de una aproximación y convergencia en la actuación de los operadores logísticos de cambio de comercializador y de un plan armonizado de sustitución de contadores;
  • Implementación de un mecanismo de gestión de las interconexiones basado en "market splitting" y subastas explícitas que optimice la utilización de las interconexiones y la competencia en el contexto ibérico;
  • Armonización de los mecanismos de garantía de potencia teniendo en consideración las especificidades de cada sistema, a implementar hasta julio de 2007.

A nivel de la creación del MIBGAS (mercado ibérico del gas natural) los dos Gobiernos decidieron crear varios grupos de trabajo con el objetivo de preparar la creación y profundización de este mercado, planteando la posibilidad de creación de un "hub" ibérico de referencia a nivel internacional. De acuerdo con estos objetivos y hasta octubre de 2007:

  • CNE y ERSE deberían preparar un documento identificando los principios de funcionamiento y organización del MIBGAS;
  • REN y ENAGAS deberían preparar un plan de inversión y refuerzo de las interconexiones y de la capacidad de almacenamiento de gas natural;
  • Las Direcciones Generales de ambos países deberían preparar un acuerdo sobre el mantenimiento de reservas de gas natural a nivel ibérico.

13. Tras la Cumbre de Badajoz y del acuerdo de compatibilización regulatoria, firmado en marzo de 2007:

  • El mecanismo de “market splitting” entró en funcionamiento el día 1 de julio de 2007, no habiendo sido constituido el mecanismo coordinado de gestión de las interconexiones, basado en subastas explícitas, por falta de cobertura legal en España;
  • El porcentaje obligatorio de adquisición de energía por los distribuidores o comercializadores regulados en OMIP durante 2007 y el primer semestre de 2008 es fijado en el 10%;
  • Durante los meses de junio y septiembre de 2007, se realizaron las primeras subastas de capacidad virtual en España, organizadas conjuntamente por Endesa e Iberdrola, y en Portugal, por REN Trading.

14. En la XXIII Cumbre Luso-Española, realizada en Braga a 18 y 19 de enero de 2008, y con vistas acelerar el desarrollo del Mercado Ibérico de Electricidad, ambos Gobiernos firmaron en Braga un Convenio de Revisión del Convenio de Santiago de Compostela, con las siguientes líneas fundamentales:

  • Establece la estructura base del Operador del Mercado Ibérico (OMI), basada en dos sociedades gestoras de participaciones sociales, con sedes respectivamente en Portugal y en España y participaciones cruzadas del 10 %, siendo que estas sociedades serán titulares del 50 % de cada una de las sociedades gestoras de los mercados. Se definen timings de constitución del OMI;
  • Establece la actuación de los comercializadores de último recurso en los mercados a plazo;
  • En relación al fomento de la competencia, establece el concepto de operador dominante y un abanico de consecuencias posibles, así como prevé la realización de VPP;
  • Se aclaran algunos puntos relativos a la gestión económica de la interconexión entre Portugal y España;
  • Se acuerdan los principios relativos al establecimiento de tarifas de último recurso;
  • Se detallan funciones del Consejo de Reguladores.

En la Cumbre, y en relación al telecontaje, ambos Gobiernos acordaron que la introducción de estas tecnologías deberá ser realizada de forma progresiva, teniendo en consideración los períodos normales de renovación de los contadores, la evolución de las condiciones tecnológicas y garantizando la inexistencia de sobrecostes para el consumidor.
Ambos Gobiernos manifestaron su interés en avanzar en la creación del MIBGAS, comprometiéndose a estudiar las propuestas del documento de principios de organización y funcionamiento elaborado conjuntamente por CNE y ERSE.

15. Se realizó en Zamora, el 22 de enero de 2009, la XXIV Cumbre luso-española, en la cual ambos Gobiernos acordaron la constitución definitiva del Operador del Mercado Ibérico a través de la integración de los dos organismos operadores, hasta el 15 de junio de 2009, y la creación de un grupo de trabajo conjunto para acompañar este proceso. Los Gobiernos decidieron también proponer a las sociedades gestoras el nombramiento del Ing. José Carvalho Netto como presidente de OMI.
Se constató, asimismo, que prosiguen sin problemas los trabajos para reforzar la interconexión eléctrica, estando previsto llegar a una capacidad instalada de 3000 MW en 2014. Se lanzó el proyecto de interconexión de gas entre Viseu y Zamora, al mismo tiempo que era creado un grupo de trabajo para la armonización reguladora entre ambos países.

16. El texto del Convenio Internacional firmado en Braga fue publicado en Portugal el 23 de marzo de 2009, y en España, el 11 de diciembre de 2009.

17. Para cumplir con el dispuesto en el Acuerdo Internacional, se ha constituido la sociedad OMIP - Operador del Mercado Ibérico (Portugal), SGPS, SA (OMIP SGPS – holding portuguesa), para la cual ha sido transmitida la totalidad de las acciones representativas del capital social de OMIP. Posteriormente, el 18 de octubre de 2011, se hicieron los últimos cambios en el plan corporativo para la creación definitiva del operador único del mercado ibérico de energía (OMI), en particular:

  • Se ha realizado un cambio de participaciones entre la holding portuguesa (OMIP SGPS) y la española (OMEL) del OMI, pasando OMIP a tener, en partes iguales, estas dos sociedades como accionistas;
  • REN, que detenía el 90% del capital de la holding portuguesa, ha disminuido su participación hasta el 40% del capital, por venta a varias entidades, siendo que su participación será en el futuro reducida para el 10%.
18. Se ha realizado en Madrid, el día 10 de noviembre de 2011, la primera reunión del Consejo de Administración común a las sociedades Operadoras del Mercado Ibérico - OMIE (mercado spot) y OMIP (mercado a plazo), donde se cumple más una importante etapa en la concretización del OMI.
      



Reporting REMIT